¡Llega la moda de los coffee trucks! Cada vez más empresas adoptan este vehículo adaptado como elemento promocional o modelo de negocio

Los coffee trucks están de moda. En España y muchos otros países estos vehículos adaptados para la elaboración de café son cada vez más habituales entre empresas que quieren darse a conocer o bien poner en marcha un negocio rentable.

En España, el uso de coffee trucks se da sobre todo a nivel promocional. Cada vez son más las empresas que apuestan por este peculiar vehículo como “una manera vistosa y cómoda de promocionarse sobre todo en determinados eventos”, como comenta Alejandro Rodríguez, formador del tostador Cafés Baqué, de Iurreta, en Vizcaya. “La idea surgió al ver que los food trucks eran tendencia en Estados Unidos y estaban empezando a verse en Europa”. “En nuestro caso, su finalidad no es vender cafés sino potenciar nuestra imagen en ferias, festivales, etc”. Y eso seguro que lo han conseguido: el éxito de la iniciativa es tal que se han encontrado incluso con gente interesada en alquilar el coffee truck aunque ello de momento no entra en los planes de la empresa. Tras dos años y medio de poner en marcha su primer coffee truck, ya piensan en adquirir un segundo vehículo.

El coffee truck de Cafés Baqué, en Irurreta, Vizcaya, es un modelo original de Citroën YH del 72.
El coffee truck de Cafés Baqué, en Iurreta, Vizcaya, es un modelo original de Citroën HY del 72.

El vehículo utilizado para construir el coffee truck de Cafés Baqué tiene, además, un atractivo añadido: se trata de un modelo original de Citroën HY del año 1972, comprado a una empresa especializada de Toledo. “La mayoría de food trucks y coffee trucks son réplicas”, cuenta Rodríguez. “Nosotros, en cambio, nos decantamos por un modelo original, que es más caro y en el que hemos tenido que dedicar bastante trabajo para acoplar el equipamiento y crear un circuito de agua”, afirma. El modelo está equipado con una máquina de café Futurmat en la barra, un molino, congelador y lavavajillas. Con él, la empresa ha participado en eventos como el Food Truck Forum 2017, el Salón Gourmet de Madrid, BBK Live, Azkena Rock Festival, etc. Si la distancia es corta, se trasladan en el mismo vehículo por carretera; si no, lo trasladan en una grúa.

“A nivel internacional encontramos ejemplos de empresas que han sabido convertir el coffee truck en un próspero negocio”

Pero no todo se acaba con el coffee truck. Hay quien, bajo el mismo concepto de cafetería móvil, se las ha ingeniado para instalar en un remolque el equipamiento necesario para hacer café. Es el caso de Cafekinetic, de Castellvell del Camp, en Tarragona, que ha montado “toda una cafetería de especialidad” en un espacio de 2x2x3 m. “Con cafés especiales monoorigen para que lo tomes con nosotros o para que los compres a granel y lo acompañes con deliciosos cupcakes, crêpes y otras delicias artesanales”, detallan desde en su web. Por otro lado, en las Islas Baleares, encontramos al microtostador de cafés especiales Arabay, que cuenta con un coffee truck para fines comerciales y promocionales y con el cual se dedican a rodar por la isla de Mallorca para “promover sonrisas de cafeína”.

El caso de éxito de Espressomobil
El fenómeno es global y a nivel internacional encontramos ejemplos de empresas que han sabido convertir el coffee truck en un próspero negocio. Por ejemplo, la austriaca Espressomobil que cuenta con una flota de triciclos motorizados Piaggio Ape para brindar servicio de cafetería. “Con nuestra Piaggio Ape compaginamos un diseño retro y atractivo con un servicio eficaz que, además, nos ha servido para potenciar las ventas”, explica Reinhold Lindmoser, jefe de franquicias. La empresa, fundada por Peter Lindmoser y Moriz Fleissinger en 2012, ya cuenta con más de 20 empleados y cerca de una docena de vehículos que sirven “entre sus best-sellers, cappuccinos, latte macchiatos y espressos de cafés de especialidad” pero también bebidas con leche de soja o sin lactosa.

Espressomobil cuenta con su Piaggio Ape como food truck y otras soluciones móviles como equipos independientes de alquiler.
Espressomobil cuenta con su Piaggio Ape como food truck y otras soluciones móviles como equipos independientes de alquiler.

Espressomobil ha creado puntos de venta de café fijos en distintas ciudades de Austria que abastece con sus coffee trucks y que van desde campus universitarios hasta centros comerciales. “Son lugares con mucha afluencia de público y poca oferta de cafeterías”, dice Lindmoser. Su modelo de negocio también se fundamenta en “una presencia en eventos, desde ferias hasta festivales de música (unos 1.600 al año); y el alquiler de máquinas de café autosuficientes”. Según él, es importante contar con equipos profesionales y eficientes, como “un molino de un sola pulsación y una máquina de café espresso de alta calidad que en nuestro caso es de Quality Espresso”. Con un sistema “plug and play”, sus coffee trucks están listos para servir café en unos minutos; todo lo que requieren es una toma de corriente. Cuentan también con una fuente de agua para las máquinas de café, sistema de eliminación de residuos y refrigeración.

Para seguir creciendo, la empresa ha decidido crear una red de franquicias aprovechando el buen momento que vive el sector de la comida y bebida fuera de casa al igual que el consumo de café. “Nuestro objetivo es abrir nuevos mercados a través de franquiciados”. “Para poder trabajar con nuestro modelo comercial, les pedimos que reserven tres eventos para empezar”, acaba Lindmoser. El éxito tanto de Espressomobil como de otras iniciativas y empresas deja claro que los coffee trucks han llegado no sólo para quedarse sino, muy probablemente, para multiplicarse en el futuro.

Fotos: Facebook y archivo de Espressomobil, Cafés Baqué y Arabay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

9 + tres =