UN CAFÉ “CON FLOW”

UN CAFÉ “CON FLOW”

LA VARIABLE MÁS COMPLEJA EN LA ELABORACIÓN DE TUS ESPRESSOS

En muchas ocasiones cuando un barista profesional elabora café espresso se encuentra con cierta inconsistencia o variación en los tiempos de extracción de la bebida. Es en este momento cuando comienza a revisar y posteriormente modificar todas las variables posibles que existen dentro del proceso o mecánica de la preparación. Punto de molienda, dosis establecida, consistencia en el manejo del tamper, valores de la máquina de espresso, etc.…

¿Y en qué se traduce esta variación? Sencillamente…en los matices de la bebida. Más o menos amarga, más o menos dulce, más o menos ácida y sobre todo, con más o menos cuerpo

¡Una vez comprobados todos estos parámetros…seguimos con la variación en los tiempos de extracción, algo se nos escapa!!!

Aquí es donde hemos de realizar una reflexión más profunda y técnica si nuestro objetivo es alcanzar la excelencia en el dominio de la preparación.

¿Qué variable no estamos teniendo en cuenta?, posiblemente el flujo de agua.

Cierto es, que muy pocos equipos de espresso nos permiten dominar y actuar directamente sobre esta variable sin realizar una intervención a nivel técnico y también es cierto la importancia de entender en qué medida afecta el flujo de agua en el sabor de nuestro espresso.

Desde la redacción de Essence hemos buscado equipos que ofrezcan al Barista el dominio de esta variable y hemos corroborado lo que ya suponíamos, no hay tantos como podamos pensar y en algunos casos son complejos en su manejo, necesitando una dedicación constante por parte del Barista lo que le impide realizar otras labores de atención al público etc…

De todos los equipos que hemos podido probar, nos ha sorprendido gratamente el modelo La Reale DFC, fabricada por GAGGIA MILANO.  Un equipo enfocado al Specialty Coffee que ofrece la solución definitiva para controlar de forma programable el flujo de agua de cada elaboración permitiendo al Barista programar 6 perfiles distintos de taza en cada uno de sus grupos.

El sistema revolucionario DFC (Dynamic Flow Control) nos permite controlar durante todas las fases de la extracción la cantidad o el volumen de agua que actúa sobre nuestra dosis de café. De esta forma conseguiremos dominar de principio a fin el resultado de nuestros espressos, potenciando o disminuyendo los valores organolépticos de acidez, dulzura, amargor y por supuesto el cuerpo de la bebida

Quieres saber más acerca del DFC?

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

10 + catorce =