La revista para los que no pueden vivir sin su café
Categorias Etiquetas

“No me imagino la vida sin café” Entrevista a Karen Quiroga, ganadora del Campeonato de España de SCA 2017 en latte art

7

Su pasión, trabajo y tenacidad la han llevado de robar pequeños sorbos del café que preparaba su madre a ser la primera mujer que gana un campeonato de SCA en latte art en España. De origen argentino y arraigada en Cantabria, Karen Quiroga nos cuenta en esta entrevista cómo descubrió a su llegada España su pasión por el café y la inolvidable experiencia de su paso por el campeonato del mundo.

karen quiroga_fb1

Karen Quiroga, concentrada en el campeonato SCA de España.

Subcampeona el año pasado del Campeonato de España SCA 2017 en latte art y este año ganadora. ¿Supongo que satisfecha?
Sí, la verdad. Era algo que estaba persiguiendo desde hacía tiempo; el primer año quedé en cuarta posición, el segundo subcampeona y esta vez fue la definitiva.

¿Cómo te preparaste para la competición?
El latte art requiere mucha preparación. Poder llegar a diseñar dos tazas iguales requiere mucho entrenamiento. En mi caso, puedo estar entre cuatro y cinco horas diarias entrenando.

¿Hasta qué punto es necesario contar con el apoyo de una empresa para competir en un campeonato de nivel?
Una sola persona no puede hacer esto por muchas ganas que tenga; sin un equipo detrás es inviable. En mi caso, Grupo Dromedario me proporciona el espacio y los materiales. Además, Raúl Alonso, su responsable de formación, me ha ayudado a preparar la parte técnica. Competir requiere meses de entrenamiento y saber que vas a tener que renunciar a cosas como estar con la familia, salir con los amigos, el tiempo libre…

Has participado recientemente en el Campeonato del Mundo de Budapest en latte art, ¿qué impresión te has llevado?
Lo que se aprende allí no tiene precio. En un campeonato nacional estamos todos al mismo nivel, en cambio, en un campeonato del mundo es mucho más alto. Fue una experiencia muy enriquecedora. Quedé en la 24 posición de 42 países representados, lo que no está mal para ser la primera vez. Acabo de llegar y ya estoy pensando en volver (ríe).

Este diseño de Quiroga quedó entre los seis más bonitos del Campeonato del Mundo de Budapest.

En tu especialidad ha ganado Arnon Thitiprasert, tailandés, pero los asiáticos también han copado la primera posición en las especialidades de cata y en brewers. ¿Son los mejores del mundo?
Los orientales llevan varios años liderando el sector. Están muy adelantados en muchos aspectos. El secreto es el trabajo y ellos son los más currantes del planeta. No consigues un campeonato del mundo por azar: es cuestión de trabajo, disciplina, dedicación y tener que renunciar a tu vida social.

¿En que consistió tu participación en el mundial?
Quería hacer algo arraigado a la tierra en que estoy viviendo ahora. El primer ejercicio que realicé fue con la técnica etching: con la jarra y la ayuda del punzón dibujé un dromedario con un pájaro posado encima mirando los dos la luna. El segundo fue con la técnica free pour que consiste en diseñar solo con la jarra vertiendo la leche y con la que dibujé una bailarina española; el tercero fue un cisne con las alas abiertas y una rosa como corona. Para el último, hice una paloma de la paz en un macchiato en una taza de espresso.

¿De dónde viene tu relación con el café?
Nací en Argentina pero de muy pequeña mi familia se fue a Brasil; allí, cuando mi madre preparaba café para las visitas yo me lo tomaba aunque lo tenía prohibido (risas). Después nos fuimos a Paraguay y de allí llegué a España, concretamente a Alicante, hace unos diez años. Aquí me empezó a interesar el café por lo que hice un curso sobre técnicas baristas con Miguel Lamora en Barcelona y luego me formé con Grupo Dromedario. A partir de ahí, decidí mudarme a Cantabria.

¿Cómo ves el nivel de latte art en España?
Nos falta mucho ya no por el diseño sino por la forma de cremar la leche que no es la correcta. Sin la preparación necesaria no se pueden hacer buenos cafés en las cafeterías. La verdad es que estamos todavía muy lejos del resto de los países participantes en el campeonato del mundo.

Y eso que el latte art es una técnica muy valorada por los consumidores de café…
Sí, es cierto. Esta técnica hace que la atención de la clientela aumente; es muy comercial. Yo, por ejemplo, cuando vienen chiquillos acompañados de sus mamás a la cafetería donde trabajo les hago un dibujo y les encanta; esto les hace volver.

La técnica del latte art hace que la atención de la clientela aumente; es muy comercial.

¿Es difícil encontrar sitios donde tomar un buen café o un capuccino con diseños de latte art?
En España, es difícil encontrar buen café; aún nos queda mucho por mejorar. Es cierto que se pueden hallar algunas cafeterías de especialidad en las grandes ciudades pero, en general, en el sector falta formación. La gente piensa que con la experiencia es suficiente pero no es así. Hay falta de interés y poca profesionalidad en este aspecto.

18765569_1466121043448156_8248663379208856686_n

Karen Quiroga, utilizando la técnica etching.

¿Cómo ves la incorporación de la mujer en el mundo del café?
Es verdad que somos menos mujeres que hombres; por ejemplo, en el campeonato del mundo una sola chica pasó a la final de 12 personas. No sé por qué motivo la mujer no se involucra más en el mundo del café ya que creo que tenemos las mismas oportunidades y la misma capacidad.

¿Cuáles son tus retos de futuro?
Por mis venas ya no corre sangre sino café; no me imagino la vida sin café, lo disfruto tanto que mi futuro es seguir formándome como barista y formadora. Me gusta enseñar y, seguramente, mi futuro lo enfoque por ahí. Siempre voy a estar vinculada a este mundo.

Los diseños de latte art de Karen Quiroga son espectaculares.

Los diseños de latte art de Karen Quiroga son espectaculares.

Utilizas las redes sociales para darte a conocer como barista. ¿Eres autodidacta en este sentido?
Sí, lo de las redes sociales empezó porque todos lo que yo admiraba estaban en este mundo y fue una manera de seguirlos. Al principio, cuando publicaba alguno de mis diseños, me daban consejos de cómo mejorar la técnica; también fue una manera de hacer amigos, darme a conocer y aprender.

Si no estás en ellas, pierdes oportunidades…
De hecho, creo que el mundo del café ha crecido gracias a las redes sociales; muchos las utilizamos para darnos a conocer. Es un medio muy interesante. Si el contenido está bien enfocado tiene un fruto a corto plazo muy bueno. Por ejemplo en las cafeterías que yo he estado la gente joven, cuando les llevas el café con un dibujo, inmediatamente lo suben a sus redes sociales mencionando donde están tomándoselo.

Texto: Joan Vall-llobera; Fotos: SCA Spain / Facebook Karen Quiroga

No Hay Más Artículos
Subscribete para recibir todas nuestras novedades